Journal

La obra de Marta Chojnacka: Happy moment! Buena energía, buena vida.

La obra de Marta Chojnacka: Happy moment! Buena energía, buena vida.

Marta, el alma de Materia Rica nos explica cómo llegó al mundo arte, cuáles son sus fuentes de inspiración a la hora de diseñar las joyas de madera de su marca y cuáles son sus perspectivas como artista 

Hola Marta. Tu obra, en dos palabras, es:

- Happy moment! Buena energía, buena vida, porque la fea ya lo conocemos (y ríe).

- ¿Cómo fue tu acercamiento al mundo del arte?

- Fue en mi infancia. Recuerdo cuándo una de mis tías me compró unos rotuladores que tenían unos colores muy vivos. Yo no quería que se acabaran nunca en mi vida y dibujé un cuaderno de cientos de páginas. Y creo que este fue un clic. Yo tenía otros colores, pero estos eran especiales, pintaban con un trazo grueso y un color muy brillante. Cuándo yo descubrí estos rotuladores pensé: oh my god! This is colour! I want this. Y después, cuando conocí la idea de que podía ser una una artista, yo quería esto. Desde siempre, desde pequeña.

- ¿Tenías referentes a tu alrededor? ¿Quién era esta tía que te hizo ese regalo tan especial?

- Yo vengo de familia de campesinos en una ciudad muy pequeña de Polonia, no tenía referentes que se dedicaran al arte a mi alrededor. Pero fue mi tía favorita, la tía Bárbara, la que me hizo ese regalo. Fue uno de esos regalos que te hacen clic en la vida. Por eso me gusta regalar a los niños de mi al rededor colores, porque quizás no le va a pasar esto que me pasó a mi, pero si no los tienen... será más difícil.

- ¿Cómo empezó tu carrera como artista?

- Yo estudié en Polonia Bellas Artes. Después quería ver un poco de mundo, conocer gente y decidí ir a Londres por uno o dos años. Allí me quedé diez años y empecé a hacer exposiciones mientras trabajaba en sitios diversos. Y conocí a Joan... y él me hizo descubrir el mundo del láser. Con el descubrimiento del láser como técnica vi la forma de hacer viable el hecho de vivir exclusivamente de la ilustración. Y esto para mi fue un éxito, era la manera de trabajar de mi creatividad.

- ¿Cómo era el arte que creabas cuando empezaste a experimentar con las joyas? 

- Yo pintaba muchas situaciones con gente. Gente en el bar, gente en la calle, gente en el metro. Bastante urban. Mi inspiración en ese momento era la gente, porque vi tanta gente de tantas partes distintas, que era una referencia. Londres era una gran inspiración para mi. Y después encontré el formato perfecto para que estas ilustraciones se pudieran llevar puestos: los broches. Mi idea era que la ropa fuera una galería: tú te pones un personaje con un significado. 

- ¿Una de tus fuentes de inspiración para ese mundo de personajes era Almodóvar, cierto?

- Sí, a mi me gustaba mucho cómo contaba las historias Almodóvar. Si tu eres de un país frío como Polonia y ves Almodóvar piensas: ¡¿pero qué es esto?! ¡Esto  es imposible! Cuando descubrí la cultura de países más calientes (bueno, los llamo yo paises calientes, que el Summer dura medio año, ¡no dos meses!, -ríe-), me di cuenta de que todas estas historias son de verdad, toda esta cultura pasional. En países fríos si alguien te quiere es tu madre y esto de que te digan en la calle: “oye cariño, oye reina” me fascinó. Todo este mundo de Almodóvar junto con la gran cantidad de gente que estaba conociendo en ese momento fue una mezcla perfecta que se convirtió en las primeras joyas, los broches Manolo. 

- Manolo fue la marca que creaste, dónde creaste tus primeras joyas y dónde germinó lo que después se convirtió en Materia Rica. ¿Qué significaba para ti Manolo y cómo viviste la transformación en Materia Rica?

- Manolo era una mezcla de las historias de spanish language, que estudiaba en ese tiempo. Y eran creaciones con historias, con bastante twist. El momento de cambiar a Materia Rica me dio algo de pena, porque ya había gente que conocía la marca y era fácil de recordar y de pronunciar. Pero lo vivimos también como empezar desde cero, con un aire muy fresco. Joan se unió y era nuestro proyecto y le dimos una vuelta al concepto y ahora estoy súper contenta con Materia Rica y las joyas que estamos creando.

- Desde que tenéis una idea hasta que se convierte en una colección hay mucho trabajo ¿cómo es el proceso creativo de Materia Rica? 

- Desde que surge una idea la trabajamos entre Joan y yo y empezamos a aterrizarla visualmente a través de sketches. Una vez tenemos estos esbozos los analizamos y escuchamos un poco qué nos transmiten esos elementos creados. Ahí decidimos en qué dirección ir y hacemos pruebas con la máquina de corte láser. El toque final son las modificaciones de color de cada pendiente o collar. Y a veces estas piezas finales también las retocamos o cambiamos para que acaben de quedar bien o muy bien: tienen que quedar fantásticas.

- ¿De dónde surge la inspiración para las colecciones?

- Pienso en qué me gustaría a mi llevar. Este tema me mola: lo hago. “What I would wear”. Así empecé y la gente lo pilló muy bien desde el principio. Una de las joyas que nos acompañan desde siempre y que es uno de los Best Sellers es el Freedom at Dawn. Es increíble cómo la gente lo lee con muchos significados. Y, a veces, la gente viene y te cuenta la historia sobre literalmente el pájaro que se fue, que no se qué, que hay una canción con un pájaro. La gente se siente identificada. Aunque tú lo diseñes con una intención las personas hacen su propia interpretación. Es como la poesía: tú lees algo. El poeta tenía algo en su mente, pero tú metes tus ideas allí y también funciona. Pues fue un poco esto.

pendientes Freedom at Dawn

- ¿Cuál es tu pieza o colección favorita?

- En este momento, los claveles y algunas de las piezas de Seaside, por el color y sus formas orgánicas. Me parece que es muy amable y tiene un color atractivo. Y el Freedom at Dawn también tiene su rollito. La verdad es que cada colección tiene su propio estilo, pero lo que más me motiva es el hecho de crear diferentes complementos con diferente rollito. Lo que no cambia es que siempre son collares, pendientes y broches de materiales sostenibles y con ilustraciones vivas y vibrantes. Y lo mejor es que cada persona encuentre la joya con la que se identifique o el regalo perfecto para ese alguien especial.

Modelo con pendientes de claveles de madera

- ¿Y cómo ha evolucionado tu faceta como pintora? 

- La dedicación al arte depende del tiempo y del trabajo. Pero yo siempre intento, si no tengo tiempo para formatos grandes, hacer sketches en los notebooks y esto es una manera de no tener frustraciones, porque haciendo los sketches guardas las ideas para el momento oportuno. Ahora estoy en un buen momento. He encontrado la técnica que me permite trabajar con formatos para mí bastante grandes. En papel se trabaja mucho más rápido que en el lienzo y esto me hace sentir bien, puedo avanzar y crear color de una forma ágil. Y el gouache mezclado con acuarela me permite una textura con la que me siento muy cómoda.

- ¿Cuales son los grandes temas de tus pinturas?

- Naturaleza. Cuando era pequeña lo que dibujaba en Polonia ya era naturaleza. Ahora he vuelto a mis inicios pero en otro entorno. A la gente le gusta. La gente en Londres me dice “tu trabajo me transmite calidez”. Y para mi es fantástico porque todo esto está creado aquí, en Barcelona. La gente percibe que es mediterráneo. Así que sigo pintando naturaleza, como en la infancia, pero con otros colores, otras temperaturas, otras experiencias. 

- Estuviste en el London Illustration Fair en diciembre. ¿Cómo fue la experiencia?

- El público fue fantástico. A la gente le gustó mucho mi trabajo y eso es un subidón de energía super bonito. Me siento súper agradecida.

- ¿Tienes nuevos proyectos a la vista?

- Sí, tengo una exposición, que se llama HalluciNature, con Perrine Honoré, que es una muralista ya famosa en Barcelona. La expo, con pinturas en 3D, será el 23 de enero a las 8pm en Framed Gang, en Calle Rosselló, 283, Barcelona.  ¡Allí os espero!

 

Leave a comment